ástor

a trompazos limpios

mucho se puede decir sobre elefantes y sus manadas matriarcales, sobre la nobleza colectiva y la sabiduría emocional de la especie; aunque yo sólo estuve un par de veces con elefantes, en circos ó zoológicos. eran bichos domesticados, esclavos del entretenimiento humano. privados de su libertad, se veían tristes, sometidos a un sistema en el cual reina el abuso de poder. algo similar a lo que sentimos muchas personas durante la etapa escolar, y luego en la laboral, donde nos vemos obligados a incorporar una variedad de conocimientos que no corresponden a nuestra curiosidad para satisfacer intereses que no son propios.

ástor (beta) - boceto inicial
boceto inicial

de todas formas, como cualquier ser vivo conocido, humanes y elefantes poseemos un instinto de supervivencia que nos lleva a adaptarnos a las circunstancias del contexto. esa cualidad intangible nos recuerda que, independientemente del afuera, hay una esencia que nos impulsa a la libertad, a construir las herramientas necesarias para llevar adelante la vida de la mejor manera posible.

astor-niñez
contexto escuela-recreo

desde que nacemos como individuos, y hasta nuestra muerte física, existe lo que percibimos como una realidad externa a ese individuo que somos. en general, desarrollamos una conciencia de este principio a la misma edad que empezamos la escuela. y por cruel que parezca, nuestra especie ha construido, durante los últimos siglos, un sistema educativo que pone al conocimiento teórico por encima de los intereses personales de cada estudiante; es decir, se obliga a todas las personas a aprender, muchas veces de forma memorística (y por ende temporal), una cantidad de información predeterminada, independientemente de los diversos entusiasmos de exploración personal.

astor (medium). dentro de los parámetros normales
dentro de los parámetros «normales»

para comprobar el aprendizaje y la capacidad para memorizar que tiene cada víctima escolar, se desarrolla un sistema de evaluación numérica, certificativa que inevitablemente lleva a la comparación y la competición. se considera normal (incluso así se denomina a algunas instituciones) a quien logra adaptarse a estas condiciones impuestas, a quien acepta las reglas del juego cumpliendo con su responsabilidad, a quien aprende a cargar su historia en una mochila. en los claustros, los normales somos mayoría, y como recompensa, tenemos derecho a breves períodos de distracción en un espacio al aire libre.

ástor-down. nivel bajo.
nivel bajo

pero no todos somos normales, y a veces nos distraemos cuando la concentración es deber. quienes nos sentimos anormales pensamos que es extraño cómo se puede instaurar y mantener en el tiempo una herramienta educativa, y así una sociedad, basada en una metodología de recompensas y castigos. ¿acaso no somos capaces de ver las consecuencias de este proceso? más allá del grado de goce ó sufrimiento personal que puede generar una calificación negativa ó positiva ¿cuánto tardaremos en ser socialmente conscientes de los efectos culturales de abuso y frustración que trae consigo esta práctica viciosa? ¿o acaso no está claro cómo se repiten las jerarquías del sistema educativo en el desarrollo de las relaciones personales y laborales? entonces, ¿cómo podemos construir, desde la práctica y entre todes, una forma de educarnos mutuamente en favor de la equidad social, superando el desequilibrio heredado en tradiciones obsoletas?

ástor máster. clase sobre nosotros
boletín informativo

la dinámica escolar es un hábito socio-cultural tan arraigado que está llevando varias décadas deconstruir. pareciera que cualquiera que se involucra en ámbitos del aprendizaje está de acuerdo en que el modelo educativo actual tiene fecha de vencimiento. lo que no se sabe es la fecha ni los variados rumbos en que se encauzará. sabemos sí, que se lo está transformando desde adentro, desde el aula; hay pibes tomando el mando, y eso es bueno. lejos de controlarles, las generaciones adultas aprenden a escucharles, a ofrecer su experiencia como guía, a entregarse al tiempo sin condicionamientos. en simultáneo a este movimiento centrífugo de revolución escolar, también vemos cómo se ignora esta tradición con propuestas nuevas; desde afuera, los modelos alternativos que surgen con este cambio general de paradigmas no guardan rencor con el viejo modelo, simplemente lo observan agonizar mientras juegan a flotar en sueños de diálogo y armonía.

ástor-varios. elementos complementarios.
otredades

la construcción de un personaje-comunicador siempre es un desafío interesante, sobre todo si se trata de un elefante que se llama ástor y pasa data sobre la realidad educativa en el país. un personaje singular y al mismo tiempo amable, capaz de representar a quienes participan del ámbito educativo, en especial a la masa estudiantil. la rigidez de los resultados estadísticos que arroja un profundo trabajo de investigación son amenizados por una caracterización que encarna tanto a quienes presentan mayores dificultades en el aprendizaje como a quienes se destacan por sus logros.

ástor-high. realidad mágica
realidad mágica

las ilustraciones y las estadísticas parecieran ubicarse, a priori, en las antípodas de la imaginación. unas tienden a la soltura de vuelos creativos y otras hurgan en el encierro de celdas precisas. unas exhalan libertad inofensiva y otras no dan respiro a la mente. ahora bien, si existe la conciencia de que no hay construcción posible sin cierta estructura, entonces se valora la idea de conectar estas polaridades con el fin de generar herramientas que permitan mejorar la calidad educativa en beneficio de una sociedad más equitativa.

ástor fin. contratapa
¡hasta siempre, cumpa!

ástor nació a mediados de 2014 para ser protagonista de un sitio web interactivo y de un boletín informativo generados a partir del índice de equidad y calidad de la educación porteña (IECEP). en ese entonces la iniciativa funciona y la información se difunde a las dos mil quinientas escuelas de la ciudad. años más tarde, puedo escribir esta reflexión combinando elementos propios del proyecto con cuestionamientos personales sobre el sistema educativo.

otros recuerdos…


el azar. ilustración.
el azar | ó antón pirulero

ojos de ruta. actores de la educación.
ojos de ruta | la omisión imposible en educación

the witness. arte de tapa para el disco «el azar»
the witness | la música del azar

dibujos con birome
estudios secretos | rayones marginales en cuadernos de viaje

orsai. iluminación
volver del orsai | a quien escribe